¿QUÉ ME HA PARECIDO LA 3RA TEMPORADA DE ÉLITE?

Era una de las temporadas que más esperaba de este año, por el salto de calidad que había tenido su segunda temporada, sin embargo tuve tantas expectativas, que esta tercera temporada me ha sabido a muy poco, hasta dejado un mal sabor de boca. Puede que solo sea una temporada puente, hacia las (en teoría) dos temporadas ya confirmadas, como un punto de inflexión, pero aun así, creo que podrían haber hecho las cosas muchísimo mejor.

El hecho de “querer parecerse” al otro fenomeno “adolescente”, llamado “Por 13 razones”, ha hecho que pierda un poco las esperanzas en las siguientes temporadas, porque han alargado la trama de una forma en que mires por dónde lo mires, no va a tener ni pies ni cabeza. Es como meter una serie de conflictos en una tombola y que empezasen a salir al azar, sin una razón lógica para ello.

Perdieron, a mi parecer, uno de los mejores hilos narrativos que podrían tener, y es mostrar la maldad de Polo y Cayetana, como una pareja de villanos… pero claro, es que mostrar la “parte buena” de Polo, era mejor y luego matarlo, pues ya ni te cuento, para que todos lloren y vean lo santo que era, a pesar de que fue capaz de matar a alguien y luego callar durante unas dos temporadas. 

Otra de las cosas que me ha sorprendido, es que los personajes han perdido quimica entre ellos. Al incluir nuevos personajes, todo se ha puesto patas para arriba y ya era una orgía sin sentido. Ander y Omar, en la escena dónde el segundo le hace una felación es de lo más forzada posible, que puede ser una señal de cómo su relación se ha perdido, pero es que ocurre lo mismo con Malik ¿Qué obsesión tienen con las mamadas? Es que no lo entiendo, cuando por ejemplo en la segunda temporada, la tensión que había entre Carla y Samuel, a pesar del “odio”, eran más realistas, pero creo que querían poner el morbo de que dos hombres tuvieran relaciones, más que en cuidar las interacciones entre ellos.

No sé que manía hay en las “series adolescentes”, en que uno de los protas descubra un cancer mediante sus genitales… por qué deben siempre utilizar la misma enfermedad, cuando hay otros hechos que pudieran haber dado más chicha a la trama. Por ejemplo, el descontrol de Carla con las drogas, era un buen argumento, dentro de la gravedad, era como para visibilizar sus esfuerzos por sobrellevar una situación que ella no quería, pues a Ander le podría haber ocurrido lo mismo, pero en vez de esforzarse por su propia vida, haberse hundido en la miseria y en una depresión profunda. Creo yo, que en una serie dónde el principal público es joven, visibilizar las enfermedades mentales y la salud mental, es primordial… porque ya sabemos de sobra que es el cáncer y lo duro que es, pero no se profundiza en la cabeza, en esas enfermedades “silenciosas”.

La he visto, por ver, por no aburrirme, porque tenía demasiadas ganas y porque tenía la certeza de que habría alguna sorpresa, pero fue más por orgullo que otra cosa. Lo único positivo que me queda por añadir, es el crecimiento del personaje de Lucrecia, en cómo ha evolucionado, ya que los demás parece que no dan un paso ni por saber morir.

Los nuevos personajes eran innecesarios, no aportaron nada a la trama, ya que solo eran para crear conflictos sin sentido. El papel de Yeray, podría haberlo hecho Polo, haciendo más interesante la trama, ya que Carla quería alejarse de todo ese ambiente. Malik era puro relleno, si hubiera desaparecido, no me hubiese molestado, a mi parecer era para paliar un poco las críticas de la comunidad musulmana más moderna, en relación al personaje de Nadia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *