NTH ROOM #1

 

 

Aviso a navegantes, que puede que este post sea algo duro de leer para muchos. Si eres una persona sensible o has sido víctima de algún delito sexual, puede que esto sea muy duro para ti, así que te recomiendo que te tomes tu tiempo o simplemente no lo leas.

Parece ser que Corea del Sur en los últimos años no puede descansar de tener polemicas relacionadas con crímenes sexuales. Allí no hay solo un virus llamado COVID-19, si no que también tienen un mal mayor como la normalización de la pederastia y pedofilia, debido a las bajas penas que los acusados reciben. Tal fue el caso de Cho Doo-soon, que cuando cometió el delito tenía unos 50 años. Este individuo, raptó a una niña de 8 años, la ahogó hasta dejarla inconsciente, luego la violó y dejó abandonada a su suerte.  A pesar de ser uno de los crímenes sexuales más grotescos de Corea del Sur, en 2010 solo fue sentenciado a 12 años de carcel, de los cuales, solo cumplió siete, ya que en 2017 fue puesto en libertad. A pesar de toda la conmoción causada y el delito en sí, la justicia surcoreana no estuvo a la altura. De este caso hablaré, tanto de la historia real como de la película basada en ella, la cual se llama “Hope”, así que estad atentos a la web si os interesa este tipo de historias.

Pero este caso, el principal del cual me alargaré en varios posts, es algo más actual, que viene a coalición de que la sociedad de este país, abriera sus ojos en referencia al caso Burning Sun, del cual ya hablé en el otro blog HABLEMOS DEL CASO BURNING SUN, el cual durante todo el año anterior, hizo que varias celebridades cayeran de su ansiado podio y empezaran a ser procesados por la justicia.

 

¿CÓMO SURGE ESTE CASO?

Esto tiene un inicio y se remonta a hace más de dos décadas, en la oscuridad del internet más joven e inexperto. En 1999, una mujer fundaría el lugar dónde miles de delincuentes sexuales harían de sus deseos, una realidad. Este portal se llama Soranet.

Este sitio, fue una de las webs pornograficas más grandes de toda Corea del Sur y muy conocida por miles de usuarios extranjeros. Aquí como en cualquier página actual, se subían miles y miles de vídeos al día, de los cuales muchos eran de dudosa procedencia y llegaban a la creencia de que eran delitos reales. 

Las investigaciones no se iniciaron por estos hechos, si no porque en Corea del Sur era ilegal distribuir pornografía. Cuando se iniciaron, descubrieron que usuarios recurrentes de la plataforma subías sus creaciones “molka”, que para quién no lo sepa, era filmar a mujeres en distintas situaciones del día a día, desde cambiarse en los vestuarios de un colegio hasta cuando hacian sus necesidades en un baño público, cosa que por desgracia en la actualidad tampoco ha cambiado. Pero este hecho, era lo de menos, ya que en este sitio, también se subían vídeos de violaciones en grupo, dónde la mayoría de víctimas eran menores de edad. Los usuarios, a través de esta plataforma, quedaban para cometer estos delitos y luego lo subían, para que otros tantos usuarios pudiesen disfrutarlo. 

La dueña, junto a su marido, ganaron millones de dolares promocionando la prostitución y juegos de azar, cosas que también estan prohibidas en Corea del sur, hechos que cuando los pones en perspectiva, tienen mucho que ver en este caso y en el ya mentado, Burning Sun.

Ante las investigaciones y los movimientos feministas, en 2016 Soranet fue cerrado y todos estos usuarios, que de normal estaban en este lugar, se movieron a otros lugares para poder “sobrevivir”, ya que alrededor de esto, había una autentica mafia. De aquí surge este actual caso.

Un hombre aseguró que devolvería la gloria de este lugar, todo bajo el seudónimo de “Godgod”. Como las autoridades ya estaban en alerta, debido a todas las ratas que se habían escapado, este decidió ser más listo y utilizó un sistema dificil de localizar, como era el servicio de mensajería telegram, el cual no necesitas poner ni tu número de telefono y puede funcionar como el mismisimo whatsapp.

Este usuario, comenzó a operar de la misma forma que operaban todos estos delincuentes y otros tantos administradores de chats, como Watchman y Baksa, siguieron sus pasos y comenzaron a elaborar un entramado de chats, por los cuales se comenzaron a distribuir todo este tipo de contenidos pornográficos. 

Para evitar ser localizados, con el tiempo, los chats se borraban y se creaban otros tantos nuevos, pero cualquiera no podía acceder, se debía pagar por entrar. Todo este dinero, a través de criptomonedas, para que todo fuera “más seguro” para los usuarios y para ellos mismos. 

LA EVOLUCIÓN DEL DELITO

Con el paso del tiempo, uno de estos administradores, se convirtió muy famoso. En Julio del año pasado, Baksa tenía muchísima popularidad y esto hacia que incrementaran las peticiones y que estas, cada vez escalaran en ser más explicitas y crueles.

Baksa se acercaba a sus víctimas como si se tratara de una persona en busca de empleadas. Prometía buenos contactos para trabajos de medio tiempo y con esta excusa, pedía información personal y privada, como el número del banco o una foto de perfil, información sensible para luego poder chantajearlas.

Una vez conseguida toda la información, comenzaban las amenazas. Si no hacían vídeos y/o fotos, dónde se autohumillaban y se mostraban de una forma sexual, escribiendose las palabras “baksa” y “esclava” en el cuerpo, todo lo que sabían de ellas, sería publicado en internet. En algunas ocasiones, las amenazas llegaban a ser fisicas, dónde las mujeres temían hasta por sus vidas. 

¿CÓMO SE LLEGA A DESCUBRIR?

Ante la popularidad de estos administradores de chat, cada vez más internautas supieron de la existencia de estos, e hicieron una petición para que se investigara, este mismo pasado mes de Febrero. Tras un mes de investigación, se llegó a la detención de unos 4 hombres, y otros 14 seguían bajo investigación. También dictaminaron, que había un total de 74 mujeres afectadas, de las cuales, 16 son menores.

Si te ha gustado este post y quieres más, informate de cómo apoyarme en la pagina principal de esta web. 


Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *