INTRODUCCIÓN AL FEMINISMO EUROPEO #2

Si no leíste la parte anterior, dónde explicamos el inicio de la desigualdad entre hombres y mujeres, aquí lo tienes INTRODUCCIÓN AL FEMINISMO EUROPEO #1.

En la anterior parte, expliqué como se iniciaron las principales “diferencias” entre hombres y mujeres de la Edad Media, pero tenemos que seguir explicando, como estas se van desarrollando y adaptando a las circunstancias, manteniendo la diferencia entre ambos.

Partiendo de la creencia de que la Edad Media, era una sociedad estática y sin cambios. En la que, cada estamento (grupo social caracterizado por determinados elementos económicos, legales y jurídicos) , aceptaba su orden social. Pero esto es muy distinto de la realidad, ya que lo que ocurría, era una lucha de clases constante, entre los siervos y los señores.

Tanto hombres como mujeres, querían no ser ninguneados, que se les dejara de hostigar. Querían preservar los beneficios que conseguían y los productos restantes, como así conseguir más derechos económicos, sociales y jurídicos.

Estos deseos, propiciaban que cada vez la gente quisiera autoproclamarse como “hombres libres” y dejar de ser siervos. Con estas consignas, eran multados, sin embargo eso no les echaba para atrás en su lucha social y económica. 

Las luchas se centraban en diferentes días de la semana, ya que era cuando debían labrar las tierras de los señores, bajo el nombre de “servicios laborales”, esto rompía con la independencia de los campesinos, con su vida diaria. Esto cansaba a la gente, era una responsabilidad que no sentían suya y terminaba con su paciencia.

Al hecho anterior, se le sumaba la idea de la guerra. La falta de gente, obligaba al reclutamiento y los señores no iban a ser quienes fuesen a ello, ni mucho menos las mujeres, por su condición biológica, así que los campesinos, eran el primer objetivo y único. A la fuerza se les lleva a la zona de batalla, algunos morían en el intento, otros, nada más conseguir el dinero que necesitaban, desertaban.

La riqueza de los señores, también entraba dentro de acaparar las tierras colectivas, que los campesinos y campesinos sentían como suyas, por la idea de un bien común, en beneficio de una economía propia. Esto creó un conflicto aun mayor. 

Uno de os primeros resultados de las luchas de los siervos y siervas, eran los privilegios que demandaban, así como fueros (ley o conjunto de derechos en la Edad Media que un monarca, o en su defecto un señor, concedía a un territorio, ciudad o persona). Estos hechos, hicieron que la gente en las aldeas tuvieran más autonomía y un control, pudiendo administrar sin depender de nadie, otorgando a algunas aldeas, una forma de autogobierno.

Pudiendo gobernar ellos mismos, aliviaron las multas que interponían las cortes feudales, se crearon unas reglas para regular los procedimientos judiciales, eliminando o reduciendo así, la posibilidad de los arrestos y otros tipos de abusos que afectaban a los campesinos y campesinas. También se quitó la obligación a alistarse y la abolición o fijación de los impuestos.

Como ya tenía libertad para poder sobrellevar como quisieran su propia economía, se les otorgó el derecho a vender sus productos en un puesto del mercado local. Además de eso, se ponía enajenar la tierra (dejar en herencia las tierras a quien quisieran).

Los avances dieron una tregua a los campesinos. Algunos adquirieron un nivel adquisitivo alto, consiguiendo así “comprar la sangre”, pudiendo así dejar de labrar sus propias tierras y contratar a otros campesinos para ello. Fue un gran paso para la independencia economica y personal, consiguiendo un poder que hicieran que cambiar su estamento de campesino, a “señor”. 

Y de nuevo, la misma situación que vivían antes, ya no era tan extendida, pero aquellos que no tenían tantos recursos, que acabaron perdiendo todo y endeudados hasta las cejas. Esto provocó la proletarización de las aldeas rurales.

La sustitución del arriendo, provocó que los servicios laborales se intercambiaran por pagos en dinero.

En la mayoría de estas luchas, participaron las mujeres, pero ¿Dónde quedaron ellas en la obtención de sus derechos? Quedaron mal paradas en una situación de desamparo. La capitalización del bien común, redujo las posibilidades de tener acceso a la propiedad y así tener sus propios ingresos.

En las zona rurales, se le excluyó del derecho a poder tener tierras propias, más cuando eran solteras y viudas. Al no tener recursos para poder sobrevivir, se vieron obligadas a abandonar sus casas y partir hacia las ciudades, junto a otros inmigrantes.

Allí vivieron en condiciones de pobreza, haciendo trabajos que nadie quería hacer y mal pagados, originando así, una de las profesiones que se consideran más antiguas del mundo, la prostitución. También trabajaban de sirvientas o vendedoras ambulantes.

Si te ha gustado este post y quieres saber cuando estará la siguiente parte, te invito a que me sigas en twitter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *