EXPERIENCIAS PARANORMALESūüĎĽ

Hac√≠a tiempo que no viv√≠a nada fuerte por as√≠ decirlo. Soy bastante sensitiva y de vez en cuando, hay algo que intenta atormentarme o decirme algo, sin embargo no le hago caso. Viv√≠a tranquila, salvo aquella vez que mientras cenaba, mi cara se cambi√≥ por completo. Por detr√°s de la puerta de cristal de la cocina, vi pasar a una sombra muy pero que muy alta. Es una experiencia bastante com√ļn, pero no se sal√≠an de ah√≠, hasta que un suceso lo cambi√≥ todo.

El pasado 29 de Febrero, me encontraba con el s√≠ndrome pre-menstrual. Era inusualmente doloroso y tal era el cansancio que me estaba generando, que no ten√≠a ganas ni de levantarme de la cama. Mi madre me avisaba de que ten√≠a que bajar a Iris, que si no la conoc√©is, es la perrita de la casa. Al ver que no pod√≠a bajarla, decidi√≥ hacerlo ella, sin ning√ļn tipo de problema ni nada por el estilo.¬†

Las horas posteriores, prosiguieron con normalidad, salvo que en alg√ļn que otro momento, notaba como una presencia bastante fuerte en la entrada de mi habitaci√≥n. Era costumbre ya, el pan de cada d√≠a, as√≠ que aunque se intentara materializar, prosegu√≠ con mi trabajo, como casi siempre.¬†

 

Mis padres, tras un largo paseo, al volver a casa se acercaron a mi habitaci√≥n y contaron una fatidica noticia. Por lo √ļnico que se sab√≠a, alguien se hab√≠a suicidado en las v√≠as del metro, que quedaban delante de donde viv√≠a. El impacto fue muy grande, ya que el hecho hab√≠a ocurrido a la misma hora que en teor√≠a, hubiera bajado a Iris y por la zona d√≥nde la sol√≠a bajar. Si no hubiera sido por ese dichoso s√≠ndrome, posiblemente hubiera presenciado un hecho bastante traumatica, pero por una vez en la vida, puedo agradecer a la regla algo positivo.

 

Al bajar a Iris a la calle, despu√©s de ya saber lo sucedido, la noto algo distante. No quiere frecuentar la zona por donde siempre la paseo, que coincid√≠a con la zona del suicidio. Cre√≠ que era una coincidencia, hasta que a la noche, durante el √ļltimo paseo, ocurri√≥ exactamente lo mismo pero con la diferencia de que todo estaba m√°s oscuro. La farola no funcionaba bien y de fondo, se escuchaban unos murmullos, como si se trataran de unos rezos. El mal rollo era tal, que tanto yo como Iris, ten√≠amos ganas de finalizar dicho paseo. Yo, por lo menos, sent√≠a como que algo nos estaba echando, como que en ese sitio no eramos bienvenidas, pero eran percepciones, algo que si achacaba a la sugesti√≥n porque no estaba entendiendo nada de nada.

 

Dentro de lo típico, de notar su presencia y tal, era lo normal. Vivía con ello y punto, hasta que el Martes pasado, ocurre el hecho que hizo que por primera vez en mucho tiempo, sintiese un miedo aberrante hacia lo paranormal a pesar de lo muy acostumbrada que ya estoy. 

 

Ser√≠an alrededor de las 6 de la ma√Īana. No hac√≠a mucho que estaba acostada. De repente me despierto, debido a una voz que proviene desde la cocina. Me da curiosidad, porque a pesar de tener la puerta cerrada, la escucho con bastante fuerza aunque no entiendo lo que dice. Al ver que no hab√≠a amanecido, entiendo que es mi padre, que se levanta a trabajar muy pronto, as√≠ que me dispon√≠a a abrir la puerta, para ver que es lo que pasaba para hablar as√≠ de alto. Iris, al ver que salgo, me recibe y me acompa√Īa hasta la cocina. Se que es consciente de que ella tambi√©n escucha la voz, por sus orejas y su mirada fija en direcci√≥n hacia la cocina. Llegamos y nada m√°s entrar, la voz se acalla. De por s√≠, ya era algo que me puso en sobreaviso, no hab√≠a nadie y la televisi√≥n no estaba encendida, pod√≠a ser alguien en otro piso, pero lo hab√≠a escuchado bastante fuerte‚Ķ las dudas se almacenaban en mi cabeza, hasta que en un momento dado, una de las sillas de la cocina, se mueve, ante mis ojos. Cualquiera dir√≠a que me lo hubiese imaginado, sin embargo Iris, de la impresi√≥n, huy√≥ asustada, a la cual yo segu√≠ hasta meternos en mi habitaci√≥n.

Las horas siguientes, hasta las 8 o as√≠, estuve entre la vida y la muerte, con un sue√Īo que podr√≠a ser una autentica pesadilla.

 

Alguien mentaba que había perdido la cabeza. Cuando me desperté, mi madre ya estaba en pie, porque debía marcharse a trabajar. Ella estaba en su armario, recogiendo sus cosas, cuando de repente, escuche como uno de los jarrones giraba sobre si mismo, encima de la mesa del comedor, zona alejada de donde se encontraba mi madre. Le pregunté si había escuchado algo, sin embargo ella me dijo que no. Como era de esperar, me iba a quedar sola. Y nada más cerrar mi madre la puerta, los ruidos volvieron a ser mucho más insistentes, tanto que el nerviosismo me hizo tomar mi teléfono y contar lo que sucedía, porque necesitaba expresarme (aunque eso supusiera que estos sucediesen más, por el simple hecho de que era como si los estuviera llamando). 

 

No s√© como consegu√≠ relajarme, que lo hice hasta que volvi√≥ mi madre. Ella, cuando trabaja, se relaciona con much√≠sima gente y supo alg√ļn que otro detalle m√°s sobre el suicidio. El hombre al tirarse a las v√≠as, el tren le pas√≥ por encima y le decapit√≥. Dir√≠a m√°s detalles, de sus razones y dem√°s, pero eso no importaba. Esa informaci√≥n era como un jarro de agua fr√≠a, porque era como si ese ente estuviera constantemente intentando estar en contacto conmigo. Como en la realidad no le estaba haciendo caso, deb√≠a intentarlo por otras v√≠as y as√≠ fue.¬†¬†

 

A la tarde, tuve que ir a comprar. La tienda está muy cerca de un bar, dónde vi que estaba mi padre, al volver de hacer la compra, supe que estaban hablando de ese tema. Era algo muy reciente, era obvio que pues fuera una de las conversaciones más recurrentes. En ese mismo instante, es cuando supe que conocía al hombre que se había lanzado a las vías y que posiblemente esa era la razón por la cual era tan insistente conmigo. Podia notarle y sabía quién era, era lo lógico o es lo que quiero entender. 

 

Mucha gente me dijo que intentara hablar con él, que hiciese una u otra cosa, pero no soy experta en estos temas. Hay cosas que prefiero no tocar ni sobrepasar un límite, porque esto son temas serios y cualquier cosa puede ser fatal. Lo que decidí fue no hacer nada y esperar a que se cansara. Y así fue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *