¿CÓMO ESTOY VIVIENDO EL ESTADO DE EMERGENCIA?

Supongo que a mucha gente le dará curiosidad cómo otros viven la cuarentena. Habrá otras personas que seáis de otros países y aun no estáis en esta situación. Aquí voy a explicar cual es mi experiencia, en el lugar dónde vivo, que eso no resume a la situación de todo el país, ya que en cada sitio, pues tienen unas iniciativas o formas de proceder.

Nada más plantearse el estado de emergencia, la primera experiencia que viví fue la siguiente:

Zonas de ocio y juego, precintadas por salud. Esta era una de las primeras medidas que el estado de emergencia dictaminó. A pesar de que podía estar en la zona, porque paseaba a Iris, me obligaron a dar la vuelta e ir por otro lado. En este momento, que era hace dos días, la situación estaba tranquila y aun veías a gente pasear por la calle, pero en las horas posteriores, las medidas iban a comenzar a endurecerse.

Una de las anécdotas, antes del estado de emergencia, fue que para conseguir pepsi max, tuve que conseguirla en latas, porque las botellas comenzaban a escasear.

Yo no era de esas personas que entró en histeria, en mi hogar se compró lo justo y necesario para unos 15 días, pero me quería permitir algún que otro capricho, como este refresco, pero tuve que preguntar a la tienda cuando iban a ser repuestas, para ir y poder conseguirla, porque la gente arrasaba con ellas, al igual que con otros alimentos perecederos. Que ya os digo, si sois una de esas personas, de las cuales habéis comprado de todo y sin cabeza, os aviso de que si hay que hacer un encierro real y habéis comprado cosas que caducan, os vais a morir de hambre y el papel higiénico no es comestible. Quedáis avisados. Yo por ejemplo, cosas como azúcar, harina y agua, compré bastante, ya que para hacer pan o magdalenas, son indispensables. 

Para ser unos cuantos días de encierro los que llevamos, la situación se siente bastante apocaliptica. La realidad supera la ficción y cuando me senté en la televisión, al ver esto, se me puso los pelos de punta:

Es la típica escena de película, de cuando hay una invasión zombie o alguna epidemia, en la cual, intentan cambiar a la ciudadanía mientras explican las medidas. Sabía que la situación no llegaba a tanto, que era más preventiva que otra cosa, pero la incomodidad se palpaba. 

Mis días son tranquilos, tengo costumbre de ser muy de casa, por así decirlo. Me paso el día jugando, estudiando y escribiendo, con algún que otro parón para bajar a Iris a la calle:

Mi realidad es mucho más normal en el interior, pero cuando salgo, me encuentro con situaciones como esta:

Controles policiales a la entrada y salida del pueblo, de vez en cuando, se escucha alguna que otra sirena… que me gustaría darle explicación, pero supongo que las activan para dar aviso y parar a la gente, pero no me hagáis mucho caso. 

Cómo anecdota divertida, en esa misma noche, pasó esto:

Y es que en muchos lugares de España, la gente a las 22h de la noche, aplaude para que esos trabajadores que están trabajando día día en el sector sanitario y alimenticio, sientan el respaldo de todo el pueblo español. Claro, que Iris no entendía que estaba sucediendo y le sorprendió todo demasiado, y más teniendo en cuenta que desde hacía un par de días no veíamos a nadie, pero tal cual, a nadie de nadie.

Otra de las cosas que más me ha sorprendido, que supongo que harán en otros municipios, es que para evitar aglomeraciones, se han pintado estas cosas en el suelo, respetando la distancia minima para evitar posibles contagios:

En cada establecimiento de mi pueblo, podeis encontrar estas marcas, cosa que me parece muy interesante, aunque eso lo que consigue, son unas colas de infierno. En este establecimiento, que es una panadería, solo entran de uno en uno, sin embargo en lugares más amplios, pueden entrar un aforo más extendido. 

En la Comunidad Valenciana, no tenemos otros tantos casos como en Madrid, pero eso no quita que el “peligro” sea real. No es por la gravedad de la enfermedad, si no por el miedo de la falta de recursos y el colapso de las instituciones, ya que no hay tantos medios debido a los pasados recortes por parte de gobiernos anteriores, pero esto no quita culpa al que hoy día tenemos, tanto el central como los autonomicos, ya que las medidas han llegado tarde y de ahí a que rocemos ya los diez mil casos en todo el país y las 300 muertes. Lo positivo es que han habido ya 500 altas, pero deberían ser muchísimas más.

Una respuesta to “¿CÓMO ESTOY VIVIENDO EL ESTADO DE EMERGENCIA?

  • Yo comencé como tu a pensar que se estaba exagerando la situación pero después de lo que estoy viendo … es peor el miedo que el virus pero aun así debemos ser precavidos e intentar cumplir todas las normas que nos están estableciendo por nuestro bien 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *